Todo sobre las cordales o Terceras Molares

Cómo afectan las cordales mi nueva sonrisa? Debería preocuparme de que las cordales salgan y muevan mis dientes? Debería removerme estas muelas y cuándo debo de hacerlo? Estas son preguntas frecuentes de pacientes tanto que van a iniciar el tratamiento como los que ya finalizaron.

En este post damos algunas respuestas.

¿Qué son las cordales?

Las cordales o “muelas del juicio” son la tercera y última muelas presentes en la boca que se desarrollan y tratan de salir (erupcionar) entre los 16 y 21 años.  En un alto porcentage de pacientes, las cordales no tienen el suficiente espacio para posicionarse completamente o inclusive pueden “impactarse”.

¿Todo el mundo tiene cordales?

No, no todo el mundo las tiene. En un 15 a un 20% de la población hace falta por lo menos una cordal de las cuatro. También, en adultos, puede ser que fueron extraídas o sustituyen hacia más adelante a otra molar que se perdió a una edad temprana.

¿Por qué tenemos cordales?

Una teoría de los antropólogos es que creen que nuestras muelas del juicio evolucionaron originalmente para ayudar a nuestros antepasados ​​a aprovechar al máximo sus dietas, que involucraban una gran cantidad de alimentos ásperos y duros, como hojas, raíces, nueces y carnes. Históricamente, nuestros antepasados ​​necesitaban mandíbulas grandes y poderosas para poder masticar esta comida. Las mandíbulas de los humanos modernos han evolucionado para ser mucho más pequeñas que nuestros ancestros neandertales, lo que significa que para muchos de nosotros esos dientes simplemente ya no tienen ninguna función.

Aun así, en realidad la dieta del ser humano a cambiado dramáticamente a comidas más suaves, especialmente en los últimos 200 años, y para que se produscan cambios evolutivos deben pasar miles de años.

¿Cuáles son los síntomas de la erupción de las cordales?

No siempre que erupcionan las cordales tienen que producir molestias. Todo el mundo tiene diferentes experiencias. Aun así, también existen varios síntomas que se pueden dar en el momento de su erupción debido a que la encía se puede inflamar. Esto incluye:

  • Encías rojas, agrandadas o sensibles.
  • Dolor pulsante o persistente
  • Dificultad para abrir la boca o tragar
  • Mal aliento

¿Qué hacer si las cordales no tienen el suficiente espacio para salir?

Por medio de una radiografía Panorámica tomada durante la adolescencia, se puede saber con bastante certeza si habrá o no suficiente espacio.  En realidad si en definitiva no hay espacio existen varios caminos:

  1. No hacer nada y dejarlas que se desarrollen completamente en una posición que posiblemnte hará que se impacten dentro del hueso.
  2. No hacer nada y que posiblemente en unos años erupcionen parcialmente con alguna de sus cúspides.
  3. Sabiendo de antemano que no tendrán espacio, removerlas quirurgicamente antes de su desarrollo completo para que la cirugía sea más fácil y con menos secuelas potenciales.
  4. Si las cordales se impactaron o salieron parcialmente pero nunca se removieron y el paciente ya tiene más de 25 años y están asintomáticas, posiblemente lo mejor es no extraerlas excepto si dan problemas.

¿Qué pasa si no existe el espacio suficiente y no las remuevo?

Todo el mundo es diferente. Habrá algunos que tendrán sus cordales de esta manera toda su vida sin ningún problema. Sin embargo, de acuerdo a estudios, hay una alta probabilidad de problemas potenciales en un futuro que pueden darse a una edad joven o no tan joven. Ya sea con una infección recurrente o “pericoronitis” manifestándose como dolor pulsante que puede irradiar a un lado de la cara o al oído, formación de quistes, caries o la posibilidad de daño a las molares saludables contiguas.

¿Debo removerme las cordales ?

Aunque esta es una pregunta muy frecuente, no existe una respuesta definitiva para todo el mundo. Mucho depende del espacio disponible para la erupción de éstas.  En nuestra opinión, si se sabe de ante mano por medio de una radiografía que definitivamente no habrá espacio, y  adicionalmente, se sabe por medio de estudios que una cordal semi erupcionada tiene una alta probabilidad de dar molestias en un futuro, no será mejor extraerlas en un momento oportuno,  cuando las cordales no han terminado su desarrollo y el paciente es joven y saludable?  De lo contrario,  existen chances de que en un futuro ( molestias durante examenes universitarios, viajes, embarazo, vejés, etc.) se manifesten síntomas que exijan removerlas de emergencia. No es lo mismo remover una cordal parcialmente desarrollada y sin infección que una cordal con sus raices completamente consolidadas y con una infección aguda.

¿Es difícil remover las cordales?

Nuevamente, eso depende de la condición de cada uno.  Existen factores como la posición en la que están creciendo, el espacio disponible, el tamaño de sus raíces y la proximidad de estas muelas con estructuras dentro de los huesos como el seno maxilar o el nervio de sensibilidad en la mandíbula.  Por lo general, las cordales inferiores en la mandíbula son más complicadas para remover que las superiores. Si se determina su remoción, lo referiremos a algún cirujano maxilofacial o nuevamente donde su dentista general para una evaluación más a fondo. El cirujano le explicará todos los riesgos asociados a la remoción de las cordales. Por lo general los riesgos y complicaciones son muy bajos, pero infecciones pos operatorias, retraso en la curación de las heridas o daño al nervio inferior se pueden dar.

Es común luego de la remoción que haya algo de hinchazón y malestar por algunos días. Su cirujano le daría todas las instrucciones personalmente para cual puede ser la mejor forma de cuidarse la boca luego del procedimiento, como por ejemplo, tipo de medicación, uso de compresas frías o algún enjuague, dieta, etc.

Los retenedores de ortodoncia posiblemente serán un poco incómodos de usar por algunos días luego del procedimiento. Lo importante es volver a usarlos una vez que se sienta confortable.

¿Son culpables las cordales de mover mis dientes luego del tratamiento de ortodoncia?

 Contrario a lo que generalmente se piensa, la verdad es que no. Así lo demuestra la evidencia científica. No se ha comprobado que la erupción de dichas muelas produzcan un efecto dominó que haga que los dientes anteriores se tuerzan.  En realidad existen otros factores por lo cual los dientes se pueden mover. Uno de ellos es el crecimiento tardío que despalaza la mandíbula hacia adelante. Al haber terminado de crecer mucho antes el maxilar superior, esto hace que los dientes inferiores tiendan a desplasarse o rotarse.  Este mismo crecimiento también está relacionado a que las cordales terminen su erupción.  Entonces lo que se da es un problema común de correlación y causalidad.  El crecimiento tardío mandibular puede producir:

  1. Erupción parcial o total de las cordales y
  2. Desplazamiento dental.

No es que 1 causó a 2.

Simplemente ambos eventos están relacionados.  La correlación no implica causalidad. Esto quiere decir que si las cordales no se forman en la boca, igual los dientes se pueden mover y por eso el uso de los retenedores es tan importante a largo plazo.

Si tiene alguna duda, cosúltenos

Si bien las cordales no van a ser un factor en deshacer una linda sonrisa debido al tratamiento de ortodoncia, la remoción de las cordales puede estar recomendada para prevenir y asegurar la salud bucodental en general.

Ya que todos somos diferentes, es importante consultarnos para determinar si las cordales deben removerse o no.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com