¿Se pueden volver a torcer mis dientes al finalizar el tratamiento de ortodoncia?

Es una pregunta común que nos hacen antes de iniciar el tratamiento. El cambio es una parte natural de la vida. Así como nuestros cuerpos cambian a lo largo de toda nuestra vida, nuestros dientes también cambian. No podemos asumir que los dientes se quedarán estáticos para el resto de la vida luego de un tratamiento de ortodoncia.

Existen variables que están relacionadas a la estabilidad futura de los dientes. Algunas de ellas son:

  1. La cooperación del paciente durante el tratamiento y en la fase de retención.
  2. El crecimiento craneofacial que queda por delante una vez finalizado el tratamiento.
  1. La severidad de las rotaciones, desplazamientos o separaciones de los dientes antes de iniciar el tratamiento.
  2. Qué tan complejo era el caso al inicio y edad del paciente.
  3. Si se mantienen hábitos perjudiciales de una frecuencia constante como la succión del pulgar o la respiración bucal.
  4. La calidad del tratamiento de ortodoncia; primero, con un adecuado diagnóstico y plan de tratamiento; segundo, con una biomecánica que conlleva a una posición final correcta de la mordida y los dientes en equilibrio con los huesos y los labios; tercero, el adecuado contacto entre los dientes así como el paralelismo de las correspondientes raíces.
  5. Limitaciones que por diferentes circunstancias esqueléticas o dentofaciales impiden que el caso quede al máximo de lo ideal o estable.

Entonces, después de todo esto, ¿vale la pena realizarse un tratamiento de ortodoncia? Por supuesto! Aunque suelen existir cambios, por lo general son mínimos.

Los cambios en la posición del diente son un fenómeno de por vida natural, y para maximizar la estabilidad en el resultado creado por su tratamiento de ortodoncia se deben usar retenedores. Si bien los pequeños cambios después de la conclusión del tratamiento son normales, los retenedores evitan que los dientes tiendan a volver a sus posiciones originales. Cuando se completa el tratamiento, hay un período de “asentamiento”; los dientes se ajustan al morder, masticar, tragar y hablar, acciones que ejercen fuerzas sobre sus dientes. Estos pequeños cambios en la posición del diente no son un fracaso del tratamiento de ortodoncia, sino que son un proceso natural. Sin embargo, si su retenedor no se usa según lo prescrito, se podrían producir  cambios mayores. Cambios grandes son decepcionantes para el paciente y para nosotros. Si se encuentra en retenedores, y nota un cambio no deseado en su mordida o sonrisa, o pierde un retenedor removible o daña un retenedor fijo (pegado detrás de los dientes), háganoslo saber de inmediato. En Ortodoncia De La Cruz incluimos dentro del costo dos años de visitas periódicas luego de finalizado el tratamiento para revisar los retenedores y la estabilidad.

No le dé a los dientes la oportunidad de cambiar. ¡Comprométase a usar los retenedores según lo prescrito por nosotros!. Limite los cambios indeseables!

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com