Extraer o no extraer dientes permanentes

El extraer o no piezas dentales siempre ha sido un debate en nuestra comunidad profesional. Hay facciones dentro de la ortodoncia que son dogmáticas sobre nunca extraer dientes, y hay algunas que siempre extraen dientes. En nuestra opinión, hay que tener cuidado con los extremos. Creemos que la verdad se encuentra en algún punto intermedio. La necesidad de extracciones junto con el tratamiento de ortodoncia es una decisión muy individualizada partiendo de que se debe ser conservador en la aplicación de la salud. Paradójicamente, a veces por evitar no extraer piezas permanentes, se producen otros tipos de problemas que no existían en un inicio y por ende no se aplica el principio de ser conservador.

Solo después de un examen clínico exhaustivo y un análisis cuidadoso de un conjunto completo de registros de diagnóstico de ortodoncia se puede tomar esta decisión. En resumen, las extracciones son absolutamente el curso correcto de tratamiento para algunas personas. En otros casos, deben evitarse a toda costa. Y hay inclusive otros casos donde la percepción y subjetividad del paciente son importantes. Ahí es donde entra en juego el ortodoncista. Es nuestro trabajo tomar esa decisión correctamente en función de las necesidades del tratamiento individual. Dada esa información, examinemos cuándo es más probable extraer y cuándo no..

Razones para extraer

  • El apiñamiento dental severo debido a dientes grandes para el hueso donde salieron (discrepancia diente-hueso), un problema por lo general de tipo genético, puede ser una razón común para extraer y compensar dicha discrepancia cerrando totalmente los espacios. De lo contrario, el tratar de acomodar todos los dientes en estos casos podría llevar a inclinar los dientes hacia los labios demasiado produciendo cambios no deseados en el perfil, al sellar los labios en reposo, o inclusive producir otros problemas de tipo periodontal (encías) o de inestabilidad a futuro.
  • Otra causa para extraer es una mordida que no coincide debido a una discrepancia entre la posición de la mandíbula inferior con la superior. En algunos casos cuando el problema no es de tipo esquelético severo, se pueden realizar extracciones de una, dos, o cuatro piezas para mejorar el alineamiento de los dientes y crear una mordida correcta y funcional. En circunstancias extremas se requiere de una cirugía correctiva para poder coincidir la mordida y mejorar los resultados estéticos de la ortodoncia. También pueden haber casos donde las extracciones niegan la necesidad de cirugía.·        La “protrusión” o los dientes salidos es otra razón para extraer antes de enderezarlos. Los dientes son críticos en la configuración de los labios, su posicionamiento y sello en reposo.  Los dientes frontales muy protuberantes pueden distorsionar la apariencia labial. Extraer piezas de los lados ( las premolares) nos permite reposicionar los dientes frontales sobresalientes moviéndolos hacia atrás, lo que mejora la postura de los labios.·       Alguna pieza dental con mal pronóstico que pueda estar comprometida ya sea por caries, trauma, restauraciones muy extensas o que esté anquilosada o fusionada al hueso. En algunos casos es mejor extraer y con un tratamiento de ortodoncia cerrar completamente el espacio. Si esto no es posible, se puede mejorar la inclinación de las piezas adyacentes al espacio para colocar eventualmente un implante o puente. Muchas de estas piezas no necesariamente hay que extraerlas al inicio del tratamiento, si no hay infección o síntomas, podría ser preferible realizar la extracción durante o al final del tratamiento de ortodoncia. Razones para no extraer • Así como existen razones bien fundamentadas para extraer hay otras ocasiones donde está contraindicado. Entre las principales razones es la inclinación inicial de los dientes frontales. Si estos se encuentran hacia adentro o hacia la lengua, una posibilidad es darles una mejor inclinación hacia los labios lo cual simultáneamente abre espacio para alinear los dientes. Hay que tomar en cuenta que el perfil  depende en gran medida de la estructura de los dientes ya que éstos son responsable de soportar los tejidos blandos de la cara. Meter los dientes en exceso puede alterar el perfil negativamente.  Alternativas a la extracción dental ·       Sin duda alguna, la extracción de dientes solo se hace cuando es absolutamente necesario. Existen otras opciones comunes que pueden ayudar a resolver problemas de espacio. En niños en crecimiento se pueden utilizar otros métodos para aumentar el espacio como, por ejemplo, usar un expansor ortopédico en el arco superior, la colocación parcial de brackets por un corto tiempo o un arco lingual como mantenedor del espacio inferior en una primera fase.  • Un leve desgaste del esmalte de cada superficie de contacto entre los incisivos  también puede ayudar a crear espacio, y lo mejor es que es imperceptible. En otros casos, principalmente en adultos, la colocación de un dispositivo temporal de anclaje (TAD por sus siglas en inglés) facilita la biomecánica del movimiento y podría ser una alternativa viable a la extracción dental.    Por último, no olvidemos los dientes de leche. Todos se pierden en un cierto orden, pero en algunos casos si esto no sucede en la secuencia correcta, o se pierde uno o varios antes de tiempo, podría ser necesario extraer otros para mantener la simetría dental. En algunas ocasiones, es necesario extraer dientes de leche para crear espacio y guiar la erupción de los dientes permanentes ayudándonos a interceptar más problemas en un futuro. Téngalo por seguro que el extraer o no piezas dentales es una decisión que no tomamos a la ligera. En Ortodoncia De La Cruz realizamos extensos exámenes para llegar a un diagnóstico certero. Con objetivos claros, esto nos lleva a un plan de tratamiento personalizado donde se exponen los pros y los contras de las extracciones para así garantizar los mejores resultados. ¡Consúltenos!
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com